No lo sabias? Los tampones convencionales liberan fibras que son dañinas para tu salud
Haga esta prueba en casa con la mayoría de las marcas de tampones y podrá notar las fibras saliendo desde el tampón después de unos pocos minutos. Esto es porque normalmente los tampones están hechos con una mezcla de rayón y algodón (pulverizada con pesticidas). Las fibras de rayón son cortas y rectas y pueden soltarse fácilmente en la mucosa vaginal durante su uso.

Aparte de los problemas sanitarios por este contacto entre las fibras que se liberan y la mucosa vagina, también hay implicancias en la colonización bacteriana que puede contribuir a las infecciones vaginales. El Rayón en tampones también se ha relacionado con el Síndrome de Shock Tóxico.

Lo tampones Natracare no liberan estas fibras y están hechos de solamente de algodón 100% orgánico.

Natracare defendió el tema de la pérdida de fibra desde la década de 1990, como resultado de las preocupaciones planteadas tanto por las usuarias de los tampones como de los profesionales de la salud (médicos y enfermeras). Las enfermeras que realizan citologías (Papanicolaou), reportaron tener que eliminar fibras de tampones de todo el cuello uterino antes de poder obtener una muestra celular clara.

Lo fabricantes, que al principio negaron el problema de pérdida de fibra, colocaron rápidamente un material de envoltura sintética alrededor de sus tampones para evitar que se liberen fibras del núcleo interior absorbente. La elección del material, un plástico llamado polipropileno, se calienta para fundir la envoltura y formar un sello sobre el núcleo del tampón. Esto redujo parte de la pérdida de fibra, pero no la eliminó. El polipropileno está hecho de petróleo crudo y no se degrada, y además de irritar su organismo daña el medio ambiente.